Aunque la tecnología ha permitido que las clases sigan desarrollándose, es evidente que las clases presenciales tienen un mayor efecto en el proceso de aprendizaje en los estudiantes, por la cantidad de contenido que se debe absorber. 

Muchos expertos coinciden que la presencialidad en el aula no solo basta para el proceso de aprendizaje en los niños, sino también en el desarrollo de habilidades socioemocionales, además se crean lazos de amistad y se fortalecen los valores como la solidaridad y el compañerismo. 

Ventajas del regreso a clases

Fortalecimiento de valores: en la escuela aumentan las relaciones de amistad y el ser solidarios con otros, permite que haya un intercambio más flexible entre los estudiantes y los docentes, esto contribuye en la confianza en sí mismos, en los otros y refuerza el aprendizaje de los contenidos así como de las instrucciones.

Motivación: las clases presenciales estimulan la motivación, generando así mayores emociones positivas, porque combaten el estrés y los sentimientos de soledad, además, activan la participación libre y espontánea de todos los estudiantes en el ejercicio de aprendizaje netamente colaborativo, en estos casos cada uno desempeña un rol específico. 

Igualdad: en el aula de clases todos los estudiantes tienen el mismo acceso al aprendizaje, en esta área disminuyen las desigualdades sociales, no hay limitaciones por la mala conexión a internet o por problemas con alguna plataforma digital, en las clases presenciales los niños y jóvenes pueden tomar las herramientas o técnicas de aprendizaje que deseen ,esto les permitirá interactuar, explorar o discutir diferentes temas, permitiendo así que alcancen sus objetivos. 

Salud mental: en el caso de las clases presenciales se favorece la salud mental del estudiante y hay una atención especial para fomentar la autorregulación, es decir, ellos se muestran interesados en que el aula de clases sea un espacio de aprendizaje amigable, esto aumenta el crecimiento académico y personal. 

Acompañamiento presencial: en estos casos se ofrecen mecanismos de seguimiento y refuerzo del aprendizaje del estudiante es por ello que se muestran más seguros, además, retoma hábitos de estudio, mejora la disciplina y la constancia que favorecen el aprendizaje, así como la proyección profesional de los jóvenes. 

Rol activo: el estudiante tiene un rol en el que construye su propio conocimiento, así como su formación, por ello es esencial el modelo presencial, el contacto con otros compañeros y los docentes impulsa a los estudiantes a aprender y esto genera alegría y confianza. 

Consideraciones finales 

El conocimiento y la información que cualquier persona necesita, la mayoría de ellos la encuentran en medios virtuales, sin embargo, el ser humano y en especial los niños y adolescentes requieren de información netamente presencial. 

Sin duda alguna, la presencialidad trae grandes beneficios y transforman la vida de la generación que se está formando en la actualidad, volver a la presencialidad hará que los niños y jóvenes se sientan estables emocionalmente. 

En resumen, como padres no solo se trata de protegerlos  a través de diferentes medidas de protección como copias de llaves del hogar para solventar problemas en cualquier caso de contingencia o en caso de pérdida de llaves, de igual forma, la educación presencial, las medidas de seguridad, entre otras medidas harán que sea un niño seguro de sí mismo personal y académicamente.