Todos sabemos lo agradable, confortable y cómoda que es una casa armoniosa, en la que cuando llegas, percibes una sensación acogedora, una radiación de paz, optimismo y energía positiva.

Actualmente, debido a la pandemia del COVID-19, es mucho el tiempo que pasamos en casa, hemos tenido que cambiar muchos de los hábitos, trabajar desde casa e inclusive solicitar los artículos que necesitamos a través de los servicios a domicilio.

Bajo estas circunstancias es bueno que te preguntes ¿te sientes a gusto en tu casa y con la gente que te rodea?,  ¿tienes la sensación de energía positiva y paz?, ¿tu familia siente un ambiente confortable?

Si puedes responder a estas interrogantes de forma positiva, ¡enhorabuena! tienes un hogar que se mantiene en equilibrio, armonía y consonancia familiar; si por el contrario, sientes que algunas de las preguntas no se ajustan a la realidad que te rodea, en las siguientes líneas conocerás los paso para recobrar el equilibrio para hacer de tu casa un verdadero hogar.

¿Cómo conseguir un hogar armonioso?

Debes tener presente algunos puntos básicos antes de conocer las pautas y consejos para recobrar el equilibrio en tu hogar; los lujos excesivos ni el espacio exageradamente amplio son directamente proporcionales con la armonía.

Lo primero que necesitas es la existencia de los elementos básicos en la familia, estos son: la buena comunicación, reconocimiento y expresión de las emociones, tiempo de calidad para compartir en común, disposición para adaptarse al cambio y empatía.

Debe haber un entendimiento entre la naturaleza, los objetos, la familia y tú; al igual que un cerrajero Sitges para abrir una cerradura, cada integrante de la familia debe tener la paciencia y habilidad para que de manera articulada, lograr un hogar equilibrado y en armonía.

Disfruta la experiencia de vida junto a los miembros de tu familia.

Ten en cuenta que la familia es la primera escuela de virtudes humanas sociales; además para cada integrante el lugar donde viven es considerado un refugio, el lugar donde no serán juzgados y están rodeados de sus seres queridos.

1- El ejemplo como la mayor virtud.

En casa los padres son los ejemplos por copiar por parte de los hijos, has escuchado de la fórmula “Padres Felices = Hijos Felices”; la felicidad real es verdadera, permanente y es la que, sin importar las circunstancias nos hace crecer ante las dificultades.

2- Respeto, valor fundamental en la familia.

Las discusiones deben ser evitadas, tener una conversación, disentir de manera firme indica que puede haber diferentes opiniones y también se pueden expresar, ser escuchadas, así como integrar las opiniones de otros es fundamental para ser feliz.

Al haber demostraciones de respeto, coordinación, admiración, cuidado, amabilidad y diversión favorece la buena correspondencia entre las personas.

3- Bajar la voz.

Debe existir en el hogar una atmósfera tranquila, los gritos ante cualquier travesura de los hijos es producida por el estrés, esto también produce la pérdida del control y la paciencia; esta actitud, lejos de fomentar respeto lo que ocasiona es el temor de los hijos.

Los hijos, al temer de sus padres se niegan a contarles cualquier cosa que les pueda estar pasando, sea malo o bueno. Si es necesario reprimir a los niños debe realizarlo de manera calmada y razonablemente, sin recurrir a actos violentos ni alteraciones.

Publicado en: Ocio